¿Cómo reciclar?

Mediante el reciclaje podemos ayudar mucho al medio ambiente y a colaborar en el mantenimiento del planeta tierra. Separando correctamente los residuos que generamos diariamente con el fin de que se les pueda dar un nuevo uso.

El reciclaje es darles nueva vida a los residuos, reduciendo el consumo de recursos y la degradación del planeta tierra.

Sabemos que existen contendores especiales para depositar la basura, pero todavía queda mucho por aprender. La mayoría nos preguntamos donde tirar nuestros desechos. Lo primero que hay que comprender es que para poder hacer el reciclaje es necesario separar, cuanto más mejor, con el fin de que nada sea desaprovechable y se pueda reutilizar cada material para algo.

También es importante saber que, separando los desechos, colaboramos para que los residuos más dañinos con el entorno puedan ser eliminados de una manera controlada.

Al depositar los residuos, debemos asegurarnos de hacerlo en el contenedor adecuado. Si los mezclamos echamos a perder el esfuerzo de todos. Porque cada vez que un residuo acaba en el contenedor equivocado, el proceso de reciclaje se para.

En este artículo te ayudaremos a depositar correctamente tu basura en los contenedores correspondientes.

  • Contenedor amarillo: latas, briks y envases de plástico. Latas de conservas y bebidas, bandejas de aluminio, aerosoles, tapones metálicos de botellas y tapas de los frascos, briks de zumos, leche, vino, batidos, caldos, gazpacho, botellas de agua, refrescos y leche, productos de limpieza como geles de baño, colonias y champú, bolsas de congelados, tarrinas de mantequilla y yogures, bandejas de corcho blanco, envoltorios de plástico, bolsas de aperitivos y golosinas y las bolsas de plástico.
  • Contenedor Azul: envases de cartón y papel. Todos los envases de cartón que usamos se pueden reciclar: cajas de galletas, de cereales, de zapatos, de productos congelados, hueveras de cartón, etc. El papel de periódicos, libros, revistas y bolsas de papel.
  • Contendor verde: envases de vidrio, botellas, frascos y tarros. Aquí puedes depositar cualquier botella de vidrio, los frascos de cosmética y de colonia. También los tarros de mermelada y de conservas.
  • Contenedor Orgánico. Todos los residuos biodegradables de alimentos como cáscaras y pieles de frutas, restos de carnes, pescados, verduras, posos de café, restos de infusiones, etc. Depositaremos también en este contenedor restos tales como: papeles y cartón manchados de grasa o aceite, pequeños restos vegetales de flores y hojas, tapones de corcho y serrín.
  • Contenedor de resto. Todos aquellos residuos que no sean envases, o que no tengan un sistema específico de recogida en tu municipio, deberán depositarse en el contenedor de resto de residuos, como en el caso de los residuos de pañales. Depositaremos también en este contenedor restos tales como: una sartén estropeada, vajilla o cubiertos, juguetes rotos, cristales, objetos de plástico o metal que no sean envases, etc.